Archivos Mensuales: mayo 2014

PIZZA DIVERTIDA

Una pizza puede ser un alimento completo excelente.

La masa contiene harina, levadura, agua, es escasa en grasas, y se puede enriquecer con avena, salvado o harina de soja (por ejemplo).

Las salsas, preparadas con vegetales frescos, nos aportan toda la riqueza del tomate en cocción, o la cebolla.

El queso ofrece su cuota de calcio y proteínas de alta calidad.

Y, si además, le añadimos vegetales, el aporte de fibras y vitaminas será óptimo.

La pizza de hoy es un ejemplo. 

Usaremos una masa básica de pizza casera, o un bollo comprado.

Para la salsa, sólo ajo cortado muy pequeño, apenas rehogado en aceite de oliva, y al soltar su perfume le añadiremos tomates maduros rallados. Cocinaremos a fuego medio, añadiéndole agua, sal y pimienta blanca.

Luego de cocinar nuestra masa en horno mediano, pincelada con la salsa, durante 10 minutos; le agregaremos ruedas de queso mozzarella o port salut, y nuevamente al horno a derretir.

El paso final es a nuestro gusto: los vegetales favoritos o los que contemos en nuestra heladera, cuanto más variados y coloridos mejor.

Los que lleven cocción ésta debe ser breve y al vapor, ya que luego recibirán calor del horno y debemos conservar las vitaminas.

¡ Un golpe de horno para calentar y nuestra pizza libre estará en la mesa!

Imagen

POLLO CON GUARNICION

Para una noche fresca podríamos presentar unas deliciosas patitas de pollo, acompañadas con una guarnición de distinto tipo de vegetales.

Se prepara en una olla- horno; o en una de nuestro gusto de tamaño grande, a la que estemos habituados.

Para cada comensal calculamos:

-2 patas de pollo sin piel

– 1 zanahoria mediana

– 1/2 taza de arvejas

– 6 champignones

– 1/2 caldo de vegetales pobre en sodio

– 2 cucharadas de vino blanco

– pimienta blanca, tomillo, orégano y escasa sal.

Colocamos nuestra olla a fuego fuerte y sellamos el pollo ( doramos girando las piezas durante pocos minutos). No es necesario añadir aceite o manteca, ya que aunque quitemos la piel, siempre queda una pequeña cantidad de materia grasa.

Añadimos el vino blanco y dejamos evaporar el alcohol 1 minuto; luego del cual colocamos el caldo diluido en agua caliente, y bajamos el fuego a medio tapando nuestra olla.

Aquí limpiamos y cortamos en trozos longitudinales la zanahoria y la colocamos a cocinar.

Damos vuelta nuestro pollo y corroboramos que tenga líquido, agregamos los condimentos; y en los últimos minutos, las arvejas y los champignones.

Servimos cuando la carne de las patas esté firme a la presión de nuestro dedo, pero no dura.

Imagen

ESTRELLA: las arvejas.

Esta legumbre tan incorporada a nuestra dieta es muy rica en fibras (25 gramos por cada 100), y una excelente fuente de energía por su proporción en hidratos de carbono complejos.

Es rica en magnesio, calcio y hierro no hem.

Su aporte de vitaminas es principalmente folatos y carotenos.

Combinada con otros alimentos ricos en proteínas, se aprovecha al máximo su alto valor proteico.

¡ Rica y saludable!

 

 

TORTILLA DE VEGETALES

Esta rica tortilla se prepara rápidamente y puede convertirse en un almuerzo liviano junto a una ensalada; o en una cena liviana de a 2.

Prepararla es muy fácil, sólo lleva el trabajo de cortar las verduras en delgadas tiras .

Una de 2 porciones lleva:

-1 zanahoria mediana

– 1 puerro ( parte verde y parte blanca)

– 3 huevos

– ají molido, pimienta blanca y escasa sal.

Como dijimos, cortamos las verduras en forma longitudinal.

Batimos los huevos, agregamos los vegetales y salpimentamos. 

Vertemos en una sartén con rocío vegetal- o untada en 1/2 cucharada de aceite- y cocinamos de un solo lado.

 En pocos minutos estará lista para llevar a la mesa.

Imagen

 

ESTRELLA: las verduras crudas estarán algo crujientes, y conservarán mayor porcentaje de vitaminas.

Ya que cortarlas también ayuda a perder vitaminas, es bueno hacerlo inmediatamente antes de prepararla; y comerla enseguida.

¡Buen provecho!

FIBRAS: TRUCOS Y SUGERENCIAS

Imagen

Aunque conozcamos de memoria los innumerables beneficios de una dieta rica en fibras, la rutina y la costumbre pueden lograr que no aumentemos su consumo.

Aquí van algunas “ayudas”:

– Si nos decidimos a aumentarlas no lo hagamos todo a la vez, ya que ello puede ocasionarnos molestias intestinales (distensión y dolor).

Es bueno ir agregando progresivamente frutas, verduras o cereales extra, en el transcurso de semanas.

– Al aumentar la ingesta de fibras, debemos también aumentar los líquidos.

– Si somos responsables de un menú familiar, consultemos con el pediatra antes de hacer estos cambios en la dieta de los niños muy pequeños.

Imagen

 Algunas formas prácticas para agregar gramos de fibra a nuestra vida diaria:

DESAYUNO

– Cambia el pan blanco o las galletitas por panes de grano entero, salvado, centeno o galletitas multicereal.

– En vez de panes prueba una taza de cereales con leche o yogur.Inventa tu propia granola con tus elementos favoritos.

– Deja preparada una compota de frutas con su cáscara-como manzanas- o una de orejones de ciruelas o duraznos.

ALMUERZO

– Las frutas son fáciles de transportar y duraderas. Si son seguras, es ideal comer la cáscara (sobre todo, las de cultivo ecológico)

– Si comemos fuera de casa, al sandwich rápido de jamón y queso podemos agregarle tomates, lechuga, pepino, aros de cebolla, hojas frescas de espinaca…

– Las tartas o empanadas son una solución en los días de trabajo: usemos masa integrales y rellenos con vegetales.

Al ligue de crema o bechamel podemos añadirle avena arrollada, o semillas trituradas.

– Una ensalada de legumbres o cereales es siempre una salvación:elija arroz integral mezclado con arvejas, pimientos y atún; o lentejas con arroz y el vegetal de su preferencia.

TARDE

– Las barras de cereal están en cualquier quiosco como una verdadera salvación. Observe que estén libres de grasas trans.

– El pochoclo (palomitas de maíz) además de rico tiene gran contenido de fibras.

– Picotear trozos de vegetales como zanahorias, apio, hinojo o tomates cherry, podría transformarse en una buena costumbre.

– Si nos decidimos por una merienda fuerte, siempre podemos agregar frutas a nuestro pastel, nueces, almendras, o unas cucharadas de avena junto a los otros ingredientes.

CENA

– Existe una buena oferta de pastas secas y frescas, además de buenas recetas para usar harinas integrales. 

Si no nos decidimos, podemos optar por pastas rellenas con espinaca o calabaza, o por salsas ricas en vegetales.

– Una buena porción de carne roja o blanca siempre acepta una guarnición de coloridos vegetales braseados, salteados u horneados; o, una exquisita ensalada de estación.

Imagen

Seguro que las ideas son muchísimas más, pero sea cual sea, lo importante es poder volcarlo en nuestra mesa diaria, y aunque  de a 1 gramo, volverlo una realidad.

¿Quieres hacer tu propia lista de ideas ricas en fibras?